letrero endocrino

 

 

 

CORREO
 

 

CARDIOVASCULAR. CORAZÓN. AUTOMATISMO O CRONOTROPISMO. (Figura)

 

Propiedad por la cual algunas células cardíacas presentan la capacidad de generar despolarizaciones rítmicas de su potencial de membrana (denominados potenciales marcapasos) que son propagados en todas direcciones, marcando el ritmo de despolarización del resto de las células cardíacas y en consecuencia el ritmo de contracción.

Aunque en determinadas circunstancias todas las células cardiacas pueden generar potenciales marcapasos, en condiciones normales el marcapaso del corazón es el nódulo sinusal (SA)(1). Su frecuencia espontánea de potenciales de acción es de 70 a 80 por minuto. Este nódulo activa al resto de las células excitables desencadenando la aparición de potencial de acción en cada una de ellas antes de que espontáneamente alcancen su umbral de activación. Si por cualquier circunstancia falla el marcapaso del nódulo sinusal otras células también excitables, marcapasos latentes, pueden tomar el mando y evitar la parada de la actividad cardíaca. Las células del nódulo atrio-ventricular descargan con una frecuencia espontánea de 40 a 60 potenciales de acción por minuto y las de Purkinje de 20 a 30 (marcapasos ideoventriculares). También las células contráctiles pueden en circunstancias excepcionales presentar despolarización diastólica y transformarse en marcapasos del corazón (marcapasos ectópicos).
El gradiente de potencialidad de marcapasos sigue el siguiente esquema: nodo SA > fascículo internodales > nodo AV > haz de His > sistema de Purkinje.

Cuando se producen los bloqueos, existe un retardo de unos segundos hasta que el siguiente centro toma el relevo. Este retardo puede comprometer el riego sanguíneo en regiones sensibles como el cerebro. El retardo es mayor cuanto más lejano sea el centro de relevo.

El automatismo de las células marcapasos es suprimido temporalmente cuando son sometidas a altas frecuencias de descarga (supresión por sobrecarga). Este es el mecanismo utilizado por las células del nodo sinusal para imponer su ritmo al resto.

 

AUTOMATISMO: FACTORES (ver Figura)
El enfriamiento de 39 a 26º de una fibra de Purkinje, activa espontáneamente, produce reducción de la pendiente de la repolarización diastólica, prolonga la repolarización aumentando la duración del potencial de acción, desplaza la máxima despolarización diastólica a valores más positivos y no modifica el potencial umbral.


(1)El nódulo sinusal es una estructura fusiforme, situado en el sulcus terminalis (surco vertical que queda entre las venas cavas inferior y superior). Su tamaño es variable aunque como media puede ser de 5mm de ancho por 15 mm de largo y 2mm de grosor.

Se presenta como un acumulo de células pequeñas incluidas en una matriz colágena densa, y dispuestas en haces entremezclados alrededor de una arteria central. Se observan al menos dos tipos celulares: las células nodales o células P (por su tinción pálida), siendo éstas las más abundantes y las células transicionales. Las células nodales son las responsables de la actividad marcapasos y son pequeñas (5-10 mm) y redondeadas. No presentan uniones intercalares, pero sí alguna que otra conexión intercelular.

Las células transicionales rodean a las nodales e interactúan con las fibras del miocardio, presentando además una gran similitud estructural con éstas, sobre todo las más periféricas.

Este nodo se riega en un 55% de la población por la rama arterial coronaria derecha, y el 45 % restante por la coronaria izquierda. Un 10% de las personas normales tienen una irrigación doble. Respecto a la inervación, los ganglios parasimpáticos del epicardio o próximos al nódulo mandan fibras colinérgicas predominantemente procedentes del vago derecho. La inervación simpática al nódulo no ha podido ser demostrada todavía en el hombre.

 

Copyright 2010 WebFisio.es El contenido multimedia de este espacio web tiene derecho de autor con el ISBN: 84-688-1218-8. ültima actualización: Thursday, September 29, 2011 9:49
 
CORAZÓN. AUTOMATISMO O CRONOTROPISMO
PROF. RAFAEL SERRA SIMAL