letrero endocrino

CORREO
 

 

ENDOCRINO. BALANCE DE LA GLUCEMIA

 

OBJETIVOS.

  1. Entender la regulación global de la glucemia como una respuesta integrada por varias hormonas, la hormona hipoglucemiente (Insulina) y las hormonas hiperglucemiantes (Glucagón, adrenalina, Cortisol y GH).

 


La glucosa circulante es la única fuente de energía utilizada por órganos como el sistema nervioso central [1] (frente a situaciones de emergencia, pues pasado un tiempo de carencia puede utilizar los cuerpos cetónicos como fuente de energía) y los eritrocitos.

 

Por otro lado, los excesos de glucosa en plasma y a largo plazo generan por glucosilación proteica, alteraciones en los vasos sanguíneos que afecta a diferentes órganos (retina, riñón, corazón, cerebro, etc.) y en los nervios periféricos (neuropatías). Por su importancia energética e implicaciones en el organismo está sujeta a un fino control hormonal, donde intervienen de forma directa o indirecta hormonas específicas como la insulina (hipoglucemiante) y el glucagón (hiperglucemiante), y otras hormonas como las catecolaminas, tiroideas, glucocorticoides y hormona del crecimiento todas ellas hiperglucemiantes (figura). También la ADH tiene efectos hiperglucemiantes sobre el hígado.

 

Toda la glucosa dietética se absorbe en el tracto intestinal (absorción máxima: 150 g/h), favorecida por la T 3. La glucosa, los aa y las grasas intestinales favorecen la secreción de hormonas gastrointestinales que entre otras cosas favorecen la secreción de insulina y glucagón.

 

El 60% de la glucosa absorbida es utilizada por el hígado para su transformación en diferentes metabolitos. El 40% restante y según condiciones metabólicas es utilizado para mantener la glucemia que en ayunas se acepta entre 60-120 mg/dL. Tras dos horas de la digestión se acepta un valor de 140 mg/dL.

 

Es el hígado, bajo control hormonal, quien se encarga de fabricar glucosa y secretarla al plasma. También, aunque en menor medida, lo hace el riñón.

 

En condiciones de abundancia energética la insulina se encarga de favorecer en los tejidos con capacidad de almacenamiento energético (músculo, tejido adiposo e hígado), la captación de glucosa y su conversión en sustratos de alto nivel energético (triglicéridos, proteínas y glucógeno), para lo cual activa a transportadores de glucosa dependientes de dicha hormona.

 

En situaciones de escasez o de estrés, el resto de las hormonas indicadas más arriba, se encargan de aumentar los niveles de glucosa plasmática, para lo cual modifican el metabolismo de los tejidos de almacenamiento, para producir metabolitos que en el hígado puedan ser convertidos en glucosa. Además de evitar la captación de glucosa por aquellos tejidos no dependientes de la misma.

 

En condiciones normales no hay excreción de glucosa, ya que su umbral renal es de 180 mg/dl. Sólo en ausencia de insulina se supera dicho umbral.

 


[1] La neuroglucopenia puede llevar a la aparición de convulsiones, coma y la muerte.

 

 

Copyright 2010 WebFisio.es El contenido multimedia de este espacio web tiene derecho de autor con el ISBN: 84-688-1218-8. ültima actualización: Wednesday, February 8, 2012 10:31
 
BALANCE DE LA GLUCOSA
RAFAEL SERRA SIMAL